Categorías
Consejos

Compartir piso: 4 razones por las que es una buena decisión.

Decidir el tipo de alojamiento para tu vida universitaria no es una tarea fácil y más aún, cuando puedes elegir entre tanta variedad: residencias, pisos, familias… Si la idea de vivir con otros estudiantes te ronda por la cabeza, pero todavía tienes dudas de si será lo mejor para ti, en este post vamos a darte 4 razones importantes por las que compartir piso es una buena decisión. 

Compartir gastos

Cuando vivimos con nuestros padres, en la mayoría de los casos no sabemos exactamente cuánto cuesta mantener la casa, hay gastos como alquiler o hipoteca, gastos de luz, agua, comida… y un largo etcétera. 

Además, la idea de independizarnos durante nuestra etapa universitaria cada vez es más atractiva a medida que la vamos pensando. Estar en un piso a “tus anchas” sin que nadie te diga lo que tienes que hacer, hacer fiestas con los amigos, estar sin horarios…etc. es una razón muy motivadora para buscar un piso solos. 

Sin embargo, cuando nos ponemos a buscar, vemos los precios de los alquileres y los gastos que conlleva, se nos puede caer ese castillo de naipes que nos habíamos construido. 

Afortunadamente, para todo hay solución. Y es que una de las razones para compartir piso con varios compañeros es reducir nuestros gastos mensuales considerablemente, ya que todo está repartido. 

Algunos te dirán, “ya pero cuando hay en casa dos o tres compañeros de piso se gasta más luz y agua”. Y sí, es cierto, pero créeme, no se gasta el doble o triple como para que compartir gastos no suponga un ahorro considerable. Además, una parte de las facturas es un gasto fijo e independientemente de lo que consumas, lo tienes que pagar. 

Por otro lado, hay otros gastos fijos mensuales, como internet. No será lo mismo pagarlo tú solo, que compartir ese mismo gasto con uno o dos compañeros más. 

Así que a modo de resumen quédate con esta idea: compartir gastos significa ahorrar. Y para ese dinerito extra seguro que se te ocurre algún plan mejor que pagar una factura.

Acceder a pisos más grandes y mejor ubicados.

Siguiendo con lo que comentábamos antes, otro aspecto que debemos tener en cuenta en la decisión sobre nuestro nuevo alojamiento será su ubicación. 

¿Y qué ubicación buscaremos? La respuesta es muy fácil: la mejor para nosotros, que normalmente coincidirá con barrios cercanos a la universidad, pero céntricos, para poder comprar, salir…etc. Y como todos sabemos, pisos de buena calidad y bien situados es sinónimo de alquileres caros. 

Podemos encontrar estudios o lofts para una sola persona. El alquiler es relativamente más barato, pero sigue siendo caro para los metros que ofrece y no tendremos espacio suficiente para poder estar con amigos cuando nos apetezca. 

Por tanto, otra de las razones para compartir piso con otros estudiantes es acceder a esos pisos más grandes y mejor ubicados, ya que en este caso compartiremos el gasto entre todos.

Aquí debes saber que hay dos tipos de contrato de alquiler: solidario y mancomunado. 

Te recomendamos que optes por contratos de alquiler mancomunado. Donde cada uno de los compañeros de piso firmará un contrato individual con el propietario y, en el caso de que uno de los inquilinos no pague su alquiler, el arrendador no se lo puede reclamar al resto.

En el contrato solidario, ocurre lo contrario. El propietario de la vivienda firma un solo contrato con todos los ocupantes y les hace responsables de la totalidad del alquiler y los gastos. En este caso, si uno de los compañeros de piso no paga o se marcha, el resto de los compañeros debe hacerse cargo de sus gastos. 

Como decíamos, compartir piso te permite acceder a viviendas más grandes situadas en los barrios que realmente te interesan y por un precio significativamente inferior a si lo hicieras de forma individual. 

De esta forma, podemos decir que compartir piso es sinónimo de alquiler con una buena relación calidad-precio.

Conocer a más personas.

Si por algo se caracteriza la etapa universitaria es porque durante ese tiempo se forjan las amistades más fuertes y duraderas de nuestra vida.

Sin embargo, esta idea supone un gran esfuerzo. Y es que, en muchas ocasiones al cambiar de ciudad e incluso de país, tenemos que empezar desde cero a conocer gente y a hacer nuevos amigos. En este momento, un piso compartido con otros estudiantes será nuestro gran aliado. 

Hay personas a las que se les da muy bien integrarse en nuevos grupos, y hay otras a las que no tanto. Independientemente de cómo de extrovertido seas, al compartir piso con otros compañeros, sin apenas darte cuenta estarás conociendo a muchísimas personas nuevas, ampliarás tu círculo social y harás grandes amigos con los que compartirás momentos inolvidables. 

Además, es muy probable que tus compañeros de piso se acaben convirtiendo en grandes amigos y podéis hacer un millón de planes juntos.

Así que una de las grandes razones para compartir piso es hacer nuevos amigos y pasarlo muy bien. 

Aprender a convivir.

En este punto te puedes estar preguntando, ¿en serio la convivencia es una razón de peso para compartir piso? Y la respuesta es sí, sin duda. 

Se supone que alquilar un piso es para tener más libertad y, sin embargo, es importante hablar de la convivencia. 

Vivir con compañeros de piso distintos a ti es un arte que debes aprender. Y cuanto antes empieces más beneficioso será para ti. 

Aprender a defender tus ideas, a ceder para que también cedan por ti, organizar y repartir las tareas de la casa, empatizar, respetar espacios… son algunos de los innumerables beneficios personales que tiene compartir un piso con otros estudiantes. 

Si vuelves a leer este párrafo y miras alguna descripción de un puesto de trabajo que te gustaría tener en el futuro, seguro que encuentras más de una palabra en común. 

Compartir piso, te enseñará a convivir con otras personas, te dará una perspectiva diferente y abrirá tu mente. No todos hacemos las cosas de la misma manera, ni pensamos igual y, no por ello, están mal. 

Entrenar todas estas habilidades dentro un entorno cercano, como son tus compañeros de piso, hará que cada vez te cueste menos esfuerzo adaptarte a los nuevos cambios que se irán sucediendo a lo largo de tu vida. 

En definitiva, compartir piso te enseñará a convivir y te hará madurar. 

A la hora de buscar piso compartido te recomendamos que busques siempre alojamientos verificados destinados a estudiantes. De esta forma será más sencillo buscar compañeros de piso con intereses similares a los tuyos y, al estar verificados, evitarás fraudes y sorpresas de última hora cuando llegues a tu nuevo hogar. Recuerda también nuestro consejo sobre el tipo de alquiler mancomunado. 

En Erasmus Play podrás encontrar pisos completos o para alquiler con otros compañeros, tanto en España como en las principales ciudades europeas. 

Estas son nuestras 4 razones para compartir piso. ¿Se te ocurre alguna razón más? Déjanosla en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.