Categorías
Alojamiento

Diario de un estudiante en alquiler: una pequeña guía de supervivencia.

En muchos países los estudiantes, tanto nacionales como internacionales, son responsables de encontrar su alojamiento fuera de la zona del campus. Esto significa tratar con los propietarios de los pisos y supervisar el papeleo legal… sin la ayuda de los padres o tutores. Este puede ser un proceso muy estresante, y si es la primera vez que trata con propietarios de pisos de estudiantes, es posible que el proceso resulte abrumador. Para que la experiencia sea lo más agradable y menos estresante posible, hemos elaborado una pequeña guía de supervivencia que te puede ayudar.

Aquí te dejamos la guía de un estudiante en alquiler con todo lo que necesitas saber para sobrevivir a la búsqueda de alojamiento como estudiante internacional.

Ir a la universidad puede ser uno de los momentos más emocionantes y abrumadores de tu vida. Es un gran cambio que requiere mucha planificación y compromiso. A eso se une el crecimiento personal y emocional que supone dejar atrás a tus seres queridos y salir de tu zona de confort.

Junto a tus estudios, la universidad te da un nuevo sentido de libertad, permitiéndote tener independencia económica, social y personal. Pero también conlleva la responsabilidad de vivir fuera de casa. Aunque algunas personas deciden seguir viviendo en su casa familiar mientras estudian, los estudiantes que optan por ir a universidades lejos de casa tienen la responsabilidad de encontrar un lugar donde vivir.

En Reino Unido, muchas universidades asignan alojamiento en el campus a sus estudiantes de primer año, a menudo colocándolos con otros seis a ocho 'novatos' (estudiantes de primer año) intentando que se hagan amigos y se establezcan con facilidad. El alojamiento en el campus es beneficioso para los estudiantes de primer año, ya que les permite estar cerca de las aulas y explorar las áreas de interés de la ciudad de forma segura.

La Guía Definitiva para el Alojamiento de Estudiantes

En muchos países los estudiantes, tanto nacionales como internacionales, son responsables de encontrar su alojamiento fuera de la zona del campus. Esto significa tratar con los propietarios de los pisos y supervisar el papeleo legal, organizar las finanzas y coordinar las fechas de mudanza sin la ayuda de los padres o tutores. Este puede ser un proceso muy estresante, y si es la primera vez que trata con propietarios de pisos de estudiantes, es posible que el proceso resulte abrumador. Para que la experiencia sea lo más agradable y menos estresante posible, hemos elaborado una pequeña guía de supervivencia que te puede ayudar.

1. Analiza todas las opciones de alojamiento

Vivir en las residencias universitarias puede ser una excelente manera de adaptarse a la vida académica. Aunque verse obligado a vivir con extraños puede parecer una “locura”, al principio te permite conocer a personas que se encuentran en una situación similar. Puedes crear amistades sin problemas de estereotipos o apariencias.

Antes de pagar una fianza o reserva en cualquier piso o apartamento de estudiantes, analiza los diferentes tipos de alojamiento. Las residencias o colivings son la opción más popular, ya que incluyen un dormitorio y un baño independientes, y áreas comunes compartidas como el salón, la cocina y la terraza. Si esto no te convence, hay otras opciones disponibles. Puedes pagar por un piso entero donde vivir solo o vivir con otros estudiantes similares. Cualquiera que sea tu elección final, antes considera bien todas las opciones disponibles y decide cuál te conviene más.

Analiza todas las opciones de alojamiento

2. Encuentra el alojamiento ideal

El presupuesto jugará un papel muy importante a la hora de elegir el piso, además de otros aspectos como las opciones de transporte, las instalaciones y la distancia a la que se encuentre de tu universidad. Comienza a buscar un alojamiento pronto, al ser posible entre 6 y 8 semanas antes de que comience su curso. De esta forma, tendrás varias opciones de pisos y habitaciones para elegir. Piensa en lo que quieres de esta casa. ¿Te sientes cómodo con un baño común? ¿Te importaría dormir en una habitación de la planta baja? ¿Cómo de grandes son las habitaciones? ¿Necesitas una cama doble? Todos estos aspectos son preguntas de vital importancia que debes hacerte antes de aceptar cualquier visita o firmar cualquier contrato.

Encuentra el alojamiento ideal

3. Gestiona tu presupuesto

Las finanzas son una parte importante de la vida como estudiante. La famosa broma de que los estudiantes luchan con la gestión del dinero y las finanzas, existe de verdad, y debido a esto, es importante entenderse económicamente. El presupuesto es esencial para determinar qué barrio es perfecto para ti, pero además del alquiler debes considerar otros factores como:

  • ¿Se incluyen las facturas obligatorias el precio del alquiler mensual? (Como agua, luz, gas, Internet).
  • ¿Vas a pagar por funciones opcionales como licencia de TV, suscripciones de TV y transmisión y seguro de contenido? Que se paga comúnmente en el Reino Unido.
  • ¿Estás exento del impuesto municipal? (Nota: la mayoría de los estudiantes están exentos, pero las circunstancias pueden variar).

Hacer un presupuesto de antemano es una excelente manera de ver lo que te puedes permitir y una manera de evitar vivir fuera de tus posibilidades. No tengas miedo de hablar si vives con personas que tienen un presupuesto significativamente diferente. Es posible que no comprendan tu situación financiera ya que cada situación varía y no todos pueden tener el lujo de un trabajo o ayuda familiar. Este es un aspecto fundamental en la guía de supervivencia del estudiante, no juegues con tus finanzas.

Gestiona tu presupuesto

4. Ten un avalista

Un avalista es una persona de confianza (generalmente un tutor o un familiar mayor) que asume la responsabilidad de la deuda de un inquilino en virtud de las obligaciones contractuales. Debe aportar su identificación, su dirección y tres meses de extractos bancarios.
Si por una razón u otra no puedes pagar, tus deudas se transferirán a tu avalista. Es conveniente dejarle a tu garante que lea una copia de tu contrato, simplemente para ver si hay algo que se te haya pasado por alto. A veces, las personas tienen la desgracia de lidiar con propietarios terribles, por lo que vale la pena revisar las cosas antes de que acabes en una situación complicada.

La figura del garante o avalista parece ser un requisito común en los contratos de vivienda en toda Europa, especialmente en Francia, donde parece ser más estricta que en otros países europeos. Sin un avalista, es imposible alquilar un alojamiento en Francia. El motor de búsqueda de viviendas de Erasmus Play trabaja en estrecha colaboración con algunos proveedores de alojamiento que NO exigen avalistas a los inquilinos. Estos proveedores de alojamiento se ofrecen como avalistas a sus inquilinos SIN POLÍTICA DE AVALISTAS.

5. El contrato

Una vez finalizadas las visitas y solucionados otros detalles, es hora de firmar el contrato, que generalmente se llama “arrendamiento asegurado en corto plazo” (AST), puede tener diferentes nombres en diferentes países, pero los principios son los mismos. Esto forma la base del contrato de alquiler y detalla los gastos del alquiler a pagar (desglosado en mensual, semanal, quincenal),el método de pago,los depósitos requeridos, la duración del contrato, otros gastos que debe asumir el inquilino (por ejemplo, agua, gas, impuestos del ayuntamiento), el inventario de la casa y las firmas del propietario y el inquilino.

Es fundamental que guardes una copia del contrato y no la pierdas, ya que deberás acudir a este documento en caso de desacuerdo.

Lee el contrato

6. Otros consejos

En caso de que toda esta información todavía no sea suficiente, aquí hay algunas cosas más a considerar y trucos para vivir cuando como un estudiante de alquiler:

  • Haz fotos de la casa, de cualquier daño que tenga o de muebles desgastados a su llegada e informe al propietario en las primeras horas. Esto evitará que se te cobre por daños que no has ocasionado al finalizar el contrato de alquiler.
  • Cuando busques compañeros de piso, elígelos con cuidado. Puedes pensar que es una gran persona en cuanto a personalidad, pero ¿cómo es como compañero de casa? ¿es desordenado? ¿le gusta demasiado la fiesta? No querrás pelear con amigos recién hechos por hábitos de vida.
  • Busca y compara tantos alojamientos como puedas. Haz todas las preguntas que te surjan, incluso las referentes a la documentación legal que necesites saber sobre ese nuevo lugar. De esta manera, sabrás exactamente a qué atenerte el día de la mudanza.
  • Evalúa los alrededores del barrio y pregunta por los vecinos, lee sobre el vecindario. Es posible que vivas en una casa de estudiantes que pertenezca a un área residencial y por tanto, si te gusta hacer fiestas no sea el lugar más adecuado.
  • Pregunta por los detalles más finos. ¿Se pueden clavar o fijar cosas a la pared? ¿Son nuevos los colchones? En algunos pisos se incluye el servicio de limpieza, también puedes preguntar por ello. Además, pregunta por los contactos de emergencia y quién está disponible en caso de pérdida de la llave o una emergencia durante la noche.

Con esta guía de supervivencia para estudiantes, esperamos haberte preparado para afrontar lo que te espera en tu nueva aventura. Disfrútala al máximo, es el viaje de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *