Tu nueva ciudad Erasmus. ¿Cómo adaptarte rápido?

Publicado por Eva Lopez en

Comienza el nuevo curso y empieza tu Erasmus. Uno de los años más importantes y desafiantes de tu vida que, durante varios meses, te va a llevar a vivir en tu nueva ciudad Erasmus. Las frases que van a definir esta etapa van a ser “estudiar en otro país”, “adaptarse a otra cultura” o “pasarlo muy muy bien”.

Estudiar en otro país. Este tema lo tenemos claro. Habrá que estudiar, pero también podremos contar la archiconocida benevolencia de los profesores hacia los Erasmus (sin fiarse demasiado).

Pasarlo muy, pero que muy bien. Este aspecto no nos genera ninguna duda. Y también lo tenemos dominado.

Pero, ¿qué hay de la adaptación cultural? ¿Y de cómo adaptarte a vivir en tu nueva ciudad Erasmus? De esto precisamente vamos a hablarte en este post. De cómo vivir como un local en tu nueva ciudad y sentirte como en casa desde el primer día.

Durante los primeros días, no es raro sentirse solo, confundido e incluso un poco asustado cuando se empieza a vivir en una nueva ciudad y más aún en otro país. Lleva un tiempo conocer las nuevas rutinas, los ritmos y en general la cultura de tu hogar adoptivo… así que sé paciente y sigue estos consejos.

Llévate en la maleta recuerdos personales.

A la hora de hacer tu maleta, mete algunas cosas para decorar tu habitación. De esta forma conseguirás que te recuerde a la de tu casa y la harás más acogedora y personal. No es necesario que sean grandes objetos. Cosas simples, como tu ropa de cama, una vela que te encanta o algunas fotos de familiares y amigos…harán que tu nueva casa te parezca más acogedora.

Así empezarás a sentir que formas parte de tu nueva ciudad y te sentirás como en casa en tu nuevo hogar.

Llévate en la maleta recuerdos personales

Se flexible y tolerante.

Empezar casi de cero en una nueva ciudad no es sencillo. Y especialmente durante las primeras semanas tendrás que adaptarte a situaciones que no serán completamente de tu agrado y que te condicionarán en algunos momentos.

Convivir con personas desconocidas y con otras costumbres distintas a la tuyas será una experiencia super enriquecedora, pero es necesario que seas flexible y tolerante. No todos pensamos igual y por eso no somos unos mejores que otros.

La clave para disfrutar de tu experiencia Erasmus está en abrir tu mente. Se flexible con los compañeros de piso, con tus nuevas amistades y con todo lo que te ofrezca tu nueva ciudad, la cuestión es acostumbrarse.

Habla el idioma.

Este es un aspecto más que clave para la adaptación cultural y la integración en tu nueva ciudad.
Aunque al principio sea difícil, intenta hablar siempre en el idioma de tu nueva ciudad. La gente suele apreciar mucho que los recién llegados se esfuercen por hablar su idioma, así que también responderá de manera positiva y tratará de que te sientas parte de la comunidad desde el primer día. Además, es la mejor manera de perfeccionar el idioma y de aumentar la confianza en ti mismo.

Domina la jerga.

Sea cual sea la ciudad en la que estés, escucharás expresiones y términos coloquiales que no te han enseñado en clase y que quizás no las hayas escuchado nunca. Por ejemplo, si estás en Londres escucharás que la gente se toma una cuppa (taza de té) o en Sidney una stubby (cerveza fría). Presta atención a todos estos términos que usa la gente y adóptalos en tu vocabulario. Pronto los interiorizarás y los dirás con tanta naturalidad que te sentirás como uno más.

Camina por tu nueva ciudad y se turista.

Antes de llegar a tu nueva ciudad Erasmus, infórmate sobre su historia y tradiciones, barrios para vivir… En definitiva, dedica un tiempo para saber más sobre tu nueva ciudad de destino.

Cuando llegues a tu nueva ciudad, recórrela a pie con un mapa turístico. Visita los lugares más emblemáticos para conocer un poco más sobre su historia y comenzar a tener referencias de la ciudad.

Paséate por tu nuevo barrio y conoce qué puede ofrecerte. ¿Hay gimnasios cerca? ¿Es un barrio más cultural? ¿Qué tipo de tiendas tiene? Todas estas cosas las irás descubriendo a medida que te pierdes por sus calles y te darán un conocimiento más profundo de cómo es la vida de las personas locales.

Camina por tu nueva ciudad y se turista.

Camina por tu nueva ciudad y se turista.

Donde fueres, haz lo que vieres.

Esta es la regla de oro para tu adaptación cultural. ¿En tu nueva ciudad va todo el mundo en bici? Pues ya sabes lo que hay que hacer, ¡consigue una bicicleta! O ¿Es el metro o el tranvía la forma de transporte habitual? En este caso, consigue cuanto antes tu tarjeta de transporte. Explorar y recorrer la ciudad fácilmente con el resto de los residentes de la ciudad te hará sentir uno más.

Adáptate al horario local.

Relacionado con lo anterior, otro aspecto básico que te ayudará en tu adaptación cultural será acostumbrarte a los nuevos horarios. Eso sí, una vez que te acostumbres, verás como a las 12:00 del medio día tienes hambre y quedar para cenar a las 7 se convierte en algo habitual.

Come donde ellos comen y compra donde ellos compran.

Cuando busque algún lugar para comer o una cafetería para tomar algo, observa dónde van los lugareños. De esa forma, descubrirás los mejores lugares para probar la gastronomía local y degustarás los platos más ricos.
Es habitual que lejos de las calles más turísticas encuentres las cafeterías y restaurantes preferidos por los locales. ¿Qué platos suelen pedir? ¿Qué bebida suelen tomar? Anímate a pedirlos tú también, te sorprenderás.

A la hora de hacer la compra, te recomendamos lo mismo. Observa qué supermercados frecuentan los locales y fíjate qué marcas suelen comparar. A veces cuando entramos en el supermercado en otro país, comprar unos simples yogures nos puede llevar un buen rato. Y es que hay muchas marcas, pero no conocemos ninguna. Fíjate que están comprando y no dudes en ponerlo en tu cesta.

Haz amigos locales.

Cuando vamos de Erasmus es muy fácil hacer amigos con otros Erasmus, especialmente de nuestro mismo país, que también están en la misma situación. Y esto está genial.

Pero para realmente adaptarte a tu nueva ciudad Erasmus y a su cultura, lo mejor es que intentes hacer amigos locales. Ahora puedes estar pensando… si, me parece buena idea, pero ¿cómo?

Seguro que la universidad y la propia ciudad ofrecen un sinfín de actividades de ocio como, intercambio de idiomas, talleres de manualidades, deportes colectivos, cursos de todo tipo…etc. Aprovecha la ocasión para realizar alguna de estas actividades y entablar conversación con algún local. Es cierto que conlleva un esfuerzo extra, pero te sentirás más a gusto en tu nueva ciudad y se te abrirán todo tipo de puertas. Seguro que esas personas están deseando decirte dónde están los mejores bares y restaurantes y te darán todo tipo de recomendaciones sobre lugares para visitar, puestos callejeros de comida, etc.

Saber todas estas cosas sobre tu nuevo entorno, te ayudará a sentirte como un residente más antes de que te des cuenta.

Haz amigos locales

Haz amigos locales

Pide que te visiten.

Anima a tus amigos y familiares a que vengan a verte en algún puente o vacaciones. Tener en mente que en unas semanas tus amigos o familiares vendrán a visitarte te ayudará a la hora de despedirte. Además, para cuando lleguen habrás tenido tiempo de recorrer las calles de tu nueva ciudad y podrás enseñarles tus lugares favoritos como si fueras un local más.

Esperamos que estos consejos te ayuden a adaptarte rápidamente a tu nueva ciudad.

¿En qué ciudad estás de Erasmus? ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de ella? ¿Has encontrado fácilmente alojamiento?

Cuéntanos si te ha sido útil este post de “Tu nueva ciudad Erasmus. ¿Cómo adaptarte rápido?” ¡Déjanos tus comentarios!


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Erasmus PlayLooking for student housing in Europe?

Don’t miss the chance to participate in the biggest giveaway of this year.